La FAO, el PNUMA y los expertos mundiales avanzan en la protección de la salud humana y el medio ambiente a través de los mecanismos del Convenio de Rotterdam

Ayudar a los gobiernos a tomar decisiones informadas sobre el uso de plaguicidas y productos químicos industriales, el Comité de Examen de Productos Químicos del Convenio de Rotterdam celebró su undécima reunión en la Sede de la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en Roma, 26-28 de octubre de 2015.

El Convenio de Rotterdam sobre el procedimiento de consentimiento fundamentado previo aplicable a ciertos plaguicidas y productos químicos objeto de comercio internacional, es administrado conjuntamente por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio ambiente (PNUMA). El Convenio alienta a los países a ayudarse mutuamente para gestionar de forma segura los productos químicos objeto de comercio internacional.

El Convenio de Rotterdam no introduce prohibiciones, pero facilita el intercambio de información entre los gobiernos miembros sobre los productos químicos y plaguicidas peligrosos, y sus potenciales riesgos. La información se puede utilizar para mejorar la toma de decisión nacional. Además, a través del consentimiento fundamentado previo o procedimiento de CFP, el convenio proporciona un mecanismo jurídicamente vinculante para apoyar las decisiones nacionales sobre la importación de ciertos productos químicos y plaguicidas con el fin de minimizar el riesgo que provocan en la salud humana y el medio ambiente.

Durante su reunión de esta semana, el Comité de Examen de Productos Químicos (CEPQ), órgano subsidiario del Convenio, recomienda la inclusión de dos plaguicidas adicionales en el Anexo III del Convenio. La decisión de incluir el carbofurano, uno de los plaguicidas carbamatos más tóxicos, y el carbosulfán, un plaguicida altamente tóxico, será tomada en la próxima Conferencia de las Partes en el Convenio de Rotterdam (COP), en 2017. El Comité finalizó también los proyectos de documentos de orientación de decisiones para las parafinas cloradas de cadena corta (PCCC), y para los compuestos de tributilestaño (TBT) y acordó presentarlos a la Conferencia de las Partes, con miras a su adopción en su octava reunión, junto con las recomendaciones del Comité para la inclusión de los productos químicos en el anexo III del Convenio;

"Las decisiones de esta semana sobre TBT y SCCP son un paso importante hacia el fortalecimiento de la capacidad de los países a tomar medidas contra las importaciones no deseadas de estos productos químicos", declaró William Murray, Secretario Ejecutivo de la parte del Convenio de Rotterdam FAO. "De los plaguicidas considerados por el Comité, es importante reconocer que tres fueron apoyados por las notificaciones preparadas y presentadas por los países africanos. Esto es una evidencia de que el programa de desarrollo de capacidad de la Secretaría, en colaboración con la FAO, está teniendo un impacto cada vez más mayor y que el Convenio responde a las necesidades de los países en desarrollo".

"El Comité de Examen de Productos Químicos siempre ha estado trabajando de manera muy transparente e inclusivo, llevando a cabo su labor de manera independiente y basándose en la información científica únicamente" señaló Jürgen Helbig, el actual presidente del CEPQ. "Estoy satisfecho con el resultado de esta undécima reunión el CEPQ que allana el camino a la próxima COP. Todos estamos trabajando juntos para lograr un Convenio de Rotterdam aún más fuerte y si todo va bien, tendremos probablemente más de 50 plaguicidas y productos químicos sujetos al procedimiento de CFP para el año 2017. "

La reunión del Comité de Examen de Productos Químicos fue seguida consecutivamente de la undécima reunión del Comité de examen de los contaminantes orgánicos persistentes del Convenio de Estocolmo, 19-23 de octubre de 2015, en el mismo lugar.

Nota para los editores:

El Convenio de Rotterdam sobre el procedimiento de consentimiento fundamentado previo aplicable a ciertos plaguicidas y productos químicos objeto de comercio internacional crea obligaciones jurídicamente vinculantes para las 154 partes actuales. Su anexo se compone actualmente de 47 productos químicos y plaguicidas.

El Comité de Examen de Productos Químicos se compone de treinta y un expertos científicos designados por la Conferencia de las Partes en el Convenio de Rotterdam encargados de llevar a cabo una revisión científica de los productos químicos propuestos para su inclusión.

El plaguicida carbofurano, según la OMS es una clase lb de plaguicida y se utiliza para el control de insectos en una amplia variedad de cultivos de campo, incluidas las patatas, el maíz y la soja. Es extremadamente tóxico por vía oral y por inhalación (LD50 2 mg / kg en ratones)[1]. El insecticida sistémico también es altamente tóxico para los invertebrados de agua dulce y extremadamente tóxico para las aves.

El carbosulfán es un insecticida de carbamato de amplio espectro usado para controlar diversos insectos, incluyendo langostas y diferentes tipos de saltamontes, ácaros y nematodos principalmente en patatas, remolacha, arroz, maíz y cítricos. El principal metabolito del carbosulfán en las plantas es el carbofurano[2]. Este inhibidor de la colinesterasa es altamente tóxico para las aves, invertebrados acuáticos y abejas[3].

Para CEPQ/Convenio de Rotterdam: www.pic.int

Para CECOP/Convenio de Estocolmo: www.pops.int
  • Kei OHNO WOODALL, Secretaría de los convenios de Basilea, Rotterdam y Estocolmo (PNUMA), Ginebra: +41-22-917-78201, kei.ohno-woodall@brsmeas.org
  • Charlie AVIS, Secretaría de los convenios de Basilea, Rotterdam y Estocolmo (PNUMA), Ginebra: +41-79-730-4495, charles.avis@brsmeas.org

------------------------------------------

[1] Extoxnet (consulté le 2 /05/ 2012)

[2] http://www.fao.org/docrep/006/y5221e/y5221e08.htm

[3] Footprint PPDB, 2014